Archive en noviembre 2019

¿Te pusiste en mis zapatos…? La importancia de la empatía en las habilidades sociales

Cómo nos ayudamos y ayudamos a las nuevas generaciones….

A diferencia de lo que se cree popularmente, la empatía no es la capacidad de sentir lo que el otro siente. Si fuera así estaríamos sufriendo altibajos emocionales durante todo el día. 

La empatía es entender lo que otro individuo siente y responder en consecuencia.

El origen de la empatía

La ciencia dice que el origen de la empatía son las neuronas espejo, las cuales se activan en respuesta a los actos y emociones de los demás, en una especie de intento del cerebro por experimentar lo que el otro experimenta. De ahí, por ejemplo, que bosteces cuando el otro bosteza. El bostezo es la empatía en su máxima expresión.

El grado de empatía varía mucho entre personas, aunque habitualmente es mayor entre gente del mismo sexo, edad, raza o grupo social. De nuevo, lo que nos hace similares nos une. También se ha postulado que las mujeres son más empáticas porque evolutivamente necesitaron entender mejor qué significaban los gestos y llantos del bebé. Por eso sus habilidades sociales están mucho más desarrolladas.

Para qué sirve ser más empático

Empatizar con alguien es simplemente lograr que esa persona se sienta comprendida. Si lo conseguimos, seremos capaces de cambiar el rumbo de una relación en un instante. El efecto de las neuronas espejo provoca que nuestro interlocutor se sienta en deuda y quiera también entendernos también, cuando reflejamos sus emociones o decimos que entendemos lo que siente.

Ser más empático nos ayuda a:

  1.  Tener mejor llegada con la gente. Las personas empáticas tienen un círculo social más amplio. Tienden a ser más reconocidos.
  2. Se cree y confía más. La capacidad de entender y ponerse en el lugar del otro nos permitirá saber qué se puede ofrecer a esa persona para que confíe en uno.
  3. Facilita la atención y comunicación .  Los empáticos se comunican de forma más eficaz y suelen tener unas relaciones sociales más satisfactorias porque habitualmente hablan de cosas que importan a los demás.
  4. Mejora la capacidad de liderazgo y motivación, cuando se comienza a entender los deseos y necesidades de la gente.
  5. Se comprende más rápidamente qué les pasa a los demás, a través del lenguaje no verbal y por lo mismo, se podrá reaccionar en consecuencia.

Entender las motivaciones de alguien y responder a ellas, es una de las herramientas más potentes para socializar. La empatía es una capacidad que se puede aprender y mejorar.

Ejercicios para mejorar la empatía:

La clave para ser más empático es aprender a ponerse en el lugar del otro, dejando de ser uno por un momento y entender los deseos y miedos de nuestro interlocutor sin estar pendiente de lo que vas a decir a continuación. Es casi como meditar.

  1. Deja de escuchar durante 5 minutos y fijarse en otras cosas. A menudo damos más valor al significado de las palabras que al resto de información que somos capaces de percibir. Tono, postura, expresión, mirada, silencios… Se capta toda esa información de forma inconsciente, pero nuestro raciocinio la oculta al dar más importancia a las palabras textuales.
  2. Para entender a alguien es importante imaginar qué lo motiva a hacer lo que hace. Pensar en alguna dificultad que esa persona pueda encontrarse día a día. Si es un comerciante, puede que el negocio le esté afectando, los ingresos no sean los de antes y le cueste más pagar el arriendo. ¿Reflexionar sobre eso un momento antes de hablar con él puede incrementar nuestra empatía?.
  3. Lograr que la otra persona también ponga de su parte. Para que se abra más sencillamente preguntar ¿Cómo estás? y esperar. Girar nuestro cuerpo hacia ella ofreciéndole toda tu atención.
  4. Importante lo que se le diga. Evitar decirle “Tu problema es que…”. Si percibe que la estamos entendiendo no se sentirá sola en su problema y se abrirá más. Si siente que la vamos a sermonear, se cerrará.
  5. Re formular su mensaje añadiendo la emoción según sea lo que está experimentando“Así que nadie te ha llamado en dos semanas… Creo que eso te puede hacer sentir solo, ¿es así?”. Se sentirá más comprendido y lograremos que pase de hablar de hechos a hablar de emociones. Y esa es la clave de la empatía.
  6. Salir varias veces al día de nuestros zapatos para ponernos en los de los demás. Si nos esforzarnos durante un tiempo en hacer este ejercicio en forma continua, dentro de poco nos sorprenderemos haciéndolo en forma casi inconsciente. Eso significa que habremos logrado mejorar nuestra empatía.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revisa nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en tu establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

¿Cómo Acompañar a tus hijos en su decisión vocacional?

“Elegir una carrera por vocación puede traer un abanico de gratificaciones para la vida personal y laboral de nuestros hijos»

Comentario de MARÍA FERNANDA URZÚA, Psicóloga y coach infantojuvenil, especialista en desarrollo y salud integral del adolescente / Parte del Equipo de Colaboradores del Programa Conectus A.S.E. Herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional / ig: @parenteen.cl / fb: @parenteencl/ web: www.parenteen.cl

Si bien para muchos jóvenes terminar el colegio y empezar la etapa de la universidad, puede significar la etapa de libertad e independencia tan esperada, no deja de ser un proceso de mucha incertidumbre y estrés, que termina afectando a toda la familia.

Como padres queremos hacer lo mejor para nuestros hijos y acompañarlos en este proceso, para que ojalá tomen la mejor decisión. Sin embargo, algunas veces podemos interferir demasiado, sin dejar pie a que ellos mismos nos demuestren sus verdaderos intereses o motivaciones. Esto puede afectar en su desempeño académico a mediano o largo plazo, cuando por ejemplo nuestros hijos deciden cambiarse de carrera o de universidad.

Por otro lado, también debemos entender que a los 17-18 años, los adolescentes aún tienen partes importantes del cerebro que no han culminado su proceso de maduración. Por lo tanto, es importante ayudarlos y guiarlos a moverse en esta nueva etapa de la vida.

Te dejo algunos tips para que como madre/padre, puedas lograr un equilibrio entre el apoyo y acompañamiento, sin intervenir de manera autoritaria frente a sus propias decisiones.

Seis tips para conversar con adolescentes vocación profesional

Conversación:

Partamos por lo más básico, conozcamos a nuestros hijos. Conversemos acerca de sus miedos, de sus inseguridades, de la frustración y el temor al fracaso. Ellos tienen que saber que es posible que no tengan idea de que carrera estudiar y que eso es completamente normal. Hablemos con nuestros hijos de las distintas emociones que pueden surgir durante este proceso: ansiedad, miedo, desmotivación y frustración. Es importante recalcarles que es sólo una etapa, que nada es tan terrible, nada es tan absoluto y siempre habrá más oportunidades y diferentes opciones.

Pedir ayuda:

Cuando veas que tu hijo/a está muy desorientado respecto a qué carrera estudiar, puedes ayudarlo buscando orientadores o psicólogos expertos en test vocacionales, que le permitirán, reconocer sus fortalezas y debilidades en distintas áreas. Podrán además descubrir nuevos talentos que ni ellos mismos conocían. Finalmente serán más orientados a algunas áreas que pudieran ser de su interés.

Evitar la presión:

Si bien es entendible que los padres nos preocupamos por el futuro de nuestros hijos. Debemos tratar de ser lo más sutiles posibles, para evitar que tomen una decisión vocacional basada en las expectativas de los padres.

Entregarle recursos y herramientas:

Esto implica acompañarlos a distintas charlas que dan las mismas universidades y a veces en los mismos colegios respecto a las diferentes carreras. Podrán preguntar, aclarar dudas y hasta quizás entrar a algunas clases de prueba.

Conocer la “vida laboral” en terreno:

Si es posible, recomiendo llevarlos al trabajo de algún amigo o a nuestro propio trabajo. La idea es que conozcan in situ la realidad laboral de la carrera que elijan. Es importante hacerles preguntas claves: ¿cómo te ves en este trabajo?, ¿te sentirías cómodo trabajando en una oficina? o ¿preferirías trabajar en una sala de clases, en un tribunal o al aire libre? El objetivo es llevarlo a la realidad y a la práctica lo más que se pueda.

La importancia de la vocación:

Podemos dar nuestra opinión (no imponer), sobre algunos puntos que son importantes: cuáles carreras son las más fáciles para encontrar trabajo, la realidad de los sueldos en Chile, las ventajas y debilidades de algunas profesiones u oficios, etc. Lo importante es que cuente con la mayor cantidad de información posible, para que vea y analice distintas opciones.

Debemos inculcarle la importancia de la vocación, aconsejarles que deben escoger una carrera que por sobre todo los haga feliz, les apasione, les guste, lo haga bien y les motive, y de seguro será el mejor. Elegir una carrera por vocación puede traer un abanico de gratificaciones para la vida personal y laboral de nuestros hijos.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/ 

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?