Adolescencia: ¿Cuándo debemos preocuparnos?

“Si la familia y el entorno más cercano logra formar un adecuado vínculo con el adolescente, actuará como uno de los factores más importantes para prevenir y superar los conflictos que se presenten”.

Comentario de MARÍA FERNANDA URZÚA, Psicóloga y coach infantojuvenil, especialista en desarrollo y salud integral del adolescente / Parte del Equipo de Colaboradores del Programa Conectus A.S.E. Herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional / ig: @parenteen.cl / fb: @parenteencl

Solemos hablar de la adolescencia de nuestros hijos como si fuera una mala etapa, la asociamos automáticamente a rebeldía, discusiones, falta de comunicación y poco entendimiento. 

Aunque es verdad que es una época difícil tanto para ellos como para nosotros como padres y educadores, es una etapa muy importante y trascendental para su desarrollo, ya que está marcada por grandes cambios físicos, emocionales y sociales. 

Hay características comunes que tiene todo adolescente y que debemos conocer: la labilidad emocional, suelen ser incoherentes e imprevisibles, intensos y a la vez superficiales en sus emociones. Comienzan a elaborar su propia identidad y para eso deben alejarse de nosotros y empezar a vivir sus propias experiencias. 

Por eso no debe extrañarnos que pasen más tiempo encerrados en sus habitaciones, que comiencen a vivir sus propias vidas y ya no nos cuenten todo. Es un proceso de independencia normal que debemos dejar que vivan, para que puedan posteriormente pasar a la etapa de la adultez.  Sin embargo, al ser una etapa en donde las emociones se viven de manera tan intensa, es muy importante siempre estar atentos a cualquier cambio que pueda estar por fuera de la conducta normal esperada. 

Es importante poner atención, si durante al menos por más de dos semanas presentan algunos de los siguientes cambios; si su estado de ánimo está demasiado bajo, si sus amistades han cambiado o si ha perdido interés por cosas que antes lo motivaban.

Aumento o pérdida de peso que nos llame la atención de manera significativa. Insomnio o hipersomnia. Pérdida de energía excesiva. Sentimientos de falta de capacidad. Culpa excesiva. Cansancio extremo. Dolor de cabeza. Pensamientos suicidas. Cortes en sus brazos o piernas. Irritabilidad. 

Aconsejamos siempre trabajar la confianza, que nuestro hijo/a tenga la certeza que sea cual sea el problema que lo acoja, pueda llegar en algún momento a hablar con nosotros. Favorecer siempre una comunicación saludable, que les permita expresar emociones y que tengan también espacio y capacidad de negociar, haciendo partícipe del adolescente tanto del problema como de la solución de éste. Demostremos empatía cuando nos esté contando un problema, para que nos sienta cercano.

Valorar su autonomía los ayuda a tomar decisiones responsables. Mantenlos informados de lo que sucede en el mundo, conversar seguido de situaciones de contingencia y para que puedan dar su opinión. Es importante recordar que niños informados son menos vulnerables al entorno.  

Si la familia y el entorno familiar, logra formar un adecuado vínculo, actuará como uno de los factores protectores del adolescente más importante para prevenir y superar los conflictos que se presenten. 

***Revisa nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando tu establecimiento. 

ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/ 

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

El «Auto Control» en nuestros alumnos e hijos adolescentes

«Para que tu alumno, o hijo desarrolle auto control; primero debe existir un control externo. Los límites y normas van enmarcando los primeros pasos».

Comentario de MARÍA FERNANDA URZÚA, Psicóloga y coach infantojuvenil, especialista en desarrollo y salud integral del adolescente / Parte del Equipo de Colaboradores del Programa Conectus A.S.E. Herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional / ig: @parenteen.cl / fb: @parenteencl

¿Cómo inculcar el auto control en nuestros alumnos o hijos adolescentes? Parece ser una tarea difícil, más aún si tomamos en cuenta que durante la adolescencia aún no se desarrolla el lóbulo frontal, encargado de precisamente controlar impulsos, auto consciencia y otras funciones ejecutivas importantes.

  El ayudar a ir desarrollando el auto control en tu alumno o hijo/a es muy importante; ya que permitirá avanzar en su adolescencia de una manera más segura y responsable frente a las motivaciones externas y peligrosas para él. Por lo tanto, nosotros como padres y educadores debemos ayudarlos a que poco a poco lo vayan desarrollando

Es por eso, que los límites y normas son tan importantes dentro de una sala de clase o en el hogar, ya que van enmarcando los primeros pasos para que el niño pueda auto controlarse.

Así, durante esta etapa, tendremos que ir poco a poco, disminuyendo el control externo, para dar paso al autocontrol, que ayudará a que nuestro ellos, crezcan, aprendan, se protejan y finalmente se vayan transformando en un adulto responsable de sí mismo.

Recordemos que los educadores y padres, no siempre estaremos a su lado cuando ellos tengan que tomar decisiones importantes tales como; usar preservativo si tienen relaciones sexuales, consumir alcohol, decirle que no a las drogas, elegir sus amistades, etc. Por este motivo, enseñarles el autocontrol es fundamental, porque ellos tendrán que evaluar si la decisión que tomen es la correcta o no.

Tenemos que saber que ellos se basarán en toda la educación e información que les hemos dado al momento de enfrentar estas situaciones propias de su edad.

Tres claves para inculcar auto control:

Les dejo algunos efectivos consejos, para que puedan desarrollar el autocontrol de estos adolescentes:

  • Límites y normas claras: Les entregan un ambiente seguro y confiable por donde pueden transitar. Que los va preparando para auto regularse también en sociedad.
  • Contratos: En la adolescencia se trata de un “ganar ganar”, el contrato debe hacerse en conjunto (educadores / padres e hijos), en donde ellos también participen y pueda elegir algunas reglas y consecuencias, trabajando así su autocontrol.
  • Formar Opinión: Hablen en el curso y o en familia de temas contingentes para que ellos formen su propia opinión, conozcan el mundo que los rodea, y así tengan la capacidad para argumentar y tomar decisiones de manera responsable. Niños informados, menos vulnerables frente al resto.

***Revisa nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando tu establecimiento. 

ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/ 

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

¿Te pusiste en mis zapatos…? La importancia de la empatía en las habilidades sociales

Cómo nos ayudamos y ayudamos a las nuevas generaciones….

A diferencia de lo que se cree popularmente, la empatía no es la capacidad de sentir lo que el otro siente. Si fuera así estaríamos sufriendo altibajos emocionales durante todo el día. 

La empatía es entender lo que otro individuo siente y responder en consecuencia.

El origen de la empatía

La ciencia dice que el origen de la empatía son las neuronas espejo, las cuales se activan en respuesta a los actos y emociones de los demás, en una especie de intento del cerebro por experimentar lo que el otro experimenta. De ahí, por ejemplo, que bosteces cuando el otro bosteza. El bostezo es la empatía en su máxima expresión.

El grado de empatía varía mucho entre personas, aunque habitualmente es mayor entre gente del mismo sexo, edad, raza o grupo social. De nuevo, lo que nos hace similares nos une. También se ha postulado que las mujeres son más empáticas porque evolutivamente necesitaron entender mejor qué significaban los gestos y llantos del bebé. Por eso sus habilidades sociales están mucho más desarrolladas.

Para qué sirve ser más empático

Empatizar con alguien es simplemente lograr que esa persona se sienta comprendida. Si lo conseguimos, seremos capaces de cambiar el rumbo de una relación en un instante. El efecto de las neuronas espejo provoca que nuestro interlocutor se sienta en deuda y quiera también entendernos también, cuando reflejamos sus emociones o decimos que entendemos lo que siente.

Ser más empático nos ayuda a:

  1.  Tener mejor llegada con la gente. Las personas empáticas tienen un círculo social más amplio. Tienden a ser más reconocidos.
  2. Se cree y confía más. La capacidad de entender y ponerse en el lugar del otro nos permitirá saber qué se puede ofrecer a esa persona para que confíe en uno.
  3. Facilita la atención y comunicación .  Los empáticos se comunican de forma más eficaz y suelen tener unas relaciones sociales más satisfactorias porque habitualmente hablan de cosas que importan a los demás.
  4. Mejora la capacidad de liderazgo y motivación, cuando se comienza a entender los deseos y necesidades de la gente.
  5. Se comprende más rápidamente qué les pasa a los demás, a través del lenguaje no verbal y por lo mismo, se podrá reaccionar en consecuencia.

Entender las motivaciones de alguien y responder a ellas, es una de las herramientas más potentes para socializar. La empatía es una capacidad que se puede aprender y mejorar.

Ejercicios para mejorar la empatía:

La clave para ser más empático es aprender a ponerse en el lugar del otro, dejando de ser uno por un momento y entender los deseos y miedos de nuestro interlocutor sin estar pendiente de lo que vas a decir a continuación. Es casi como meditar.

  1. Deja de escuchar durante 5 minutos y fijarse en otras cosas. A menudo damos más valor al significado de las palabras que al resto de información que somos capaces de percibir. Tono, postura, expresión, mirada, silencios… Se capta toda esa información de forma inconsciente, pero nuestro raciocinio la oculta al dar más importancia a las palabras textuales.
  2. Para entender a alguien es importante imaginar qué lo motiva a hacer lo que hace. Pensar en alguna dificultad que esa persona pueda encontrarse día a día. Si es un comerciante, puede que el negocio le esté afectando, los ingresos no sean los de antes y le cueste más pagar el arriendo. ¿Reflexionar sobre eso un momento antes de hablar con él puede incrementar nuestra empatía?.
  3. Lograr que la otra persona también ponga de su parte. Para que se abra más sencillamente preguntar ¿Cómo estás? y esperar. Girar nuestro cuerpo hacia ella ofreciéndole toda tu atención.
  4. Importante lo que se le diga. Evitar decirle “Tu problema es que…”. Si percibe que la estamos entendiendo no se sentirá sola en su problema y se abrirá más. Si siente que la vamos a sermonear, se cerrará.
  5. Re formular su mensaje añadiendo la emoción según sea lo que está experimentando“Así que nadie te ha llamado en dos semanas… Creo que eso te puede hacer sentir solo, ¿es así?”. Se sentirá más comprendido y lograremos que pase de hablar de hechos a hablar de emociones. Y esa es la clave de la empatía.
  6. Salir varias veces al día de nuestros zapatos para ponernos en los de los demás. Si nos esforzarnos durante un tiempo en hacer este ejercicio en forma continua, dentro de poco nos sorprenderemos haciéndolo en forma casi inconsciente. Eso significa que habremos logrado mejorar nuestra empatía.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revisa nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en tu establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

¿Cómo Acompañar a tus hijos en su decisión vocacional?

“Elegir una carrera por vocación puede traer un abanico de gratificaciones para la vida personal y laboral de nuestros hijos»

Comentario de MARÍA FERNANDA URZÚA, Psicóloga y coach infantojuvenil, especialista en desarrollo y salud integral del adolescente / Parte del Equipo de Colaboradores del Programa Conectus A.S.E. Herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional / ig: @parenteen.cl / fb: @parenteencl/ web: www.parenteen.cl

Si bien para muchos jóvenes terminar el colegio y empezar la etapa de la universidad, puede significar la etapa de libertad e independencia tan esperada, no deja de ser un proceso de mucha incertidumbre y estrés, que termina afectando a toda la familia.

Como padres queremos hacer lo mejor para nuestros hijos y acompañarlos en este proceso, para que ojalá tomen la mejor decisión. Sin embargo, algunas veces podemos interferir demasiado, sin dejar pie a que ellos mismos nos demuestren sus verdaderos intereses o motivaciones. Esto puede afectar en su desempeño académico a mediano o largo plazo, cuando por ejemplo nuestros hijos deciden cambiarse de carrera o de universidad.

Por otro lado, también debemos entender que a los 17-18 años, los adolescentes aún tienen partes importantes del cerebro que no han culminado su proceso de maduración. Por lo tanto, es importante ayudarlos y guiarlos a moverse en esta nueva etapa de la vida.

Te dejo algunos tips para que como madre/padre, puedas lograr un equilibrio entre el apoyo y acompañamiento, sin intervenir de manera autoritaria frente a sus propias decisiones.

Seis tips para conversar con adolescentes vocación profesional

Conversación:

Partamos por lo más básico, conozcamos a nuestros hijos. Conversemos acerca de sus miedos, de sus inseguridades, de la frustración y el temor al fracaso. Ellos tienen que saber que es posible que no tengan idea de que carrera estudiar y que eso es completamente normal. Hablemos con nuestros hijos de las distintas emociones que pueden surgir durante este proceso: ansiedad, miedo, desmotivación y frustración. Es importante recalcarles que es sólo una etapa, que nada es tan terrible, nada es tan absoluto y siempre habrá más oportunidades y diferentes opciones.

Pedir ayuda:

Cuando veas que tu hijo/a está muy desorientado respecto a qué carrera estudiar, puedes ayudarlo buscando orientadores o psicólogos expertos en test vocacionales, que le permitirán, reconocer sus fortalezas y debilidades en distintas áreas. Podrán además descubrir nuevos talentos que ni ellos mismos conocían. Finalmente serán más orientados a algunas áreas que pudieran ser de su interés.

Evitar la presión:

Si bien es entendible que los padres nos preocupamos por el futuro de nuestros hijos. Debemos tratar de ser lo más sutiles posibles, para evitar que tomen una decisión vocacional basada en las expectativas de los padres.

Entregarle recursos y herramientas:

Esto implica acompañarlos a distintas charlas que dan las mismas universidades y a veces en los mismos colegios respecto a las diferentes carreras. Podrán preguntar, aclarar dudas y hasta quizás entrar a algunas clases de prueba.

Conocer la “vida laboral” en terreno:

Si es posible, recomiendo llevarlos al trabajo de algún amigo o a nuestro propio trabajo. La idea es que conozcan in situ la realidad laboral de la carrera que elijan. Es importante hacerles preguntas claves: ¿cómo te ves en este trabajo?, ¿te sentirías cómodo trabajando en una oficina? o ¿preferirías trabajar en una sala de clases, en un tribunal o al aire libre? El objetivo es llevarlo a la realidad y a la práctica lo más que se pueda.

La importancia de la vocación:

Podemos dar nuestra opinión (no imponer), sobre algunos puntos que son importantes: cuáles carreras son las más fáciles para encontrar trabajo, la realidad de los sueldos en Chile, las ventajas y debilidades de algunas profesiones u oficios, etc. Lo importante es que cuente con la mayor cantidad de información posible, para que vea y analice distintas opciones.

Debemos inculcarle la importancia de la vocación, aconsejarles que deben escoger una carrera que por sobre todo los haga feliz, les apasione, les guste, lo haga bien y les motive, y de seguro será el mejor. Elegir una carrera por vocación puede traer un abanico de gratificaciones para la vida personal y laboral de nuestros hijos.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/ 

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

El Respeto: Un valor que fortalece nuestra relación con los demás

En estos tiempos, en el que a menudo vemos en los titulares de los medios de comunicación las continuas agresiones entre hinchas de equipos deportivos, automovilistas, estudiantes e incluso en representantes de la política nacional… nos preguntamos: ¿Hemos perdido el respeto por el otro…? 

Saber respetar a los demás es esencial, ya que representa valorar y tolerar las diferencias y comprender que ellas nos hacen crecer.

Entendemos por respeto al acto mediante el cual una persona tiene consideración por otra y actúa teniendo en cuenta sus intereses, capacidades, preferencias, miedos o sentimientos. El respeto es una de las acciones más importantes y primarias que los seres humanos pueden tener entre sí porque significa siempre valorar lo que al otro lo hace diferente a uno y tolerar esas diferencias en pos de vivir mejor en comunidad.

El respeto puede aplicarse a diferentes grupos de la sociedad y variar en términos de sus características dependiendo de ello: el respeto por los niños y por la infancia supone su protección, el respeto por la libertad de expresión supone su defensa, el respeto por los ancianos supone su atención constante, etc.

El respeto a nosotros mismos:

La consideración a los demás, empieza por nosotros mismos. El valor del auto respeto puede ser algo que muchas veces damos por sentado, aunque no siempre lo ponemos en práctica. Cultivar un sentido de respeto hacia sí mismo comienza con reconocerse como un ser único y es necesario para desarrollar nuestro potencial y construir relaciones sanas. Alguien que tiene auto respeto y se trata con amor, será más tolerante con los demás.

Aceptarnos como somos quiere decir reconocer nuestras fortalezas, pero también nuestras debilidades, entendiendo que son parte de nosotros y nos ayudan a crecer. Debemos ver los errores que cometemos de manera responsable, como posibilidad de crecimiento y mejora, evitando la autocrítica. Ya que si es muy dura, se puede distorsionar al grado de convertirse en una conducta autodestructiva.

La convivencia social:

Para tener una sana convivencia es necesario establecer límites de lo que podemos y no podemos hacer. El respeto es una forma de reconocimiento y de aprecio a las cualidades de otros, primero que nada, por su valor como personas y segundo, por su conocimiento, y experiencia. Ejercer este valor permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia con base en normas e instituciones.

Asimismo, podemos referirnos a uno de los derechos que todos los seres humanos tienen: a ser valorados, queridos, cuidados, asistidos en situaciones de dificultad y protegidos.

El respeto supone que todos debemos tolerar nuestras diferencias, nuestras posibles limitaciones o complicaciones, aquello que nos hace únicos e irremplazables. La importancia del respeto por el otro tendrá que ver entonces con la posibilidad de construir una mejor sociedad en la que la violencia, la agresión, la discriminación o el abuso no existan.

El ejemplo:

El respeto debe ser inculcado desde la infancia y sin duda, la mejor manera de hacerlo es a través del ejemplo. Si nuestros hijos ven que tratamos a los demás de manera digna, será más fácil inspirarlos a comportarse así.

En el hogar padres e hijos necesitan tener libertad de expresar sus pensamientos sin sentirse juzgados. Está bien estar en desacuerdo, pero no debe permitirse degradar a quien piensa de manera distinta a la nuestra. Los niños construyen su sentido de auto respeto por medio de su interacción con los otros. Saber que sus opiniones son tomadas en cuenta y verse a sí mismos de manera positiva les permitirá tratar a quienes los rodean de manera adecuada.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

Reportaje de Revista «Sonríe Mamá»

Orgullosos del reportaje realizado por la revista «SONRÍE-MAMÁ», para la edición de Julio y Agosto, sobre nuestro programa CONECTUS A.S.E. y «La importancia del Aprendizaje Socioemocional», como herramienta de ayuda a niños y jóvenes, en el desarrollo de habilidades que les permitan enfrentar de mejor manera el colegio, el trabajo y la vida.

Ver reportaje:
https://sonriemama.com/crianza/que-es-el-aprendizaje-socioemocional/

6 de cada 10 estudiantes bajan su rendimiento por causa de la ansiedad

Según estudios realizados por especialistas en psicología, el 60% de los estudiantes con ansiedad reduce el rendimiento académico en sus evaluaciones y exámenes producto del estrés, teniendo consecuencias directas con su resultado.

Los alumnos suelen padecer ansiedad principalmente en los meses de julio, y noviembre, coincidiendo con las fechas de evaluaciones y exámenes. 

¿Es posible que la necesidad de obtener un adecuado rendimiento académico se pueda convertir en un factor estresante para los estudiantes?

Cuando “la preocupación por obtener cierta nota es alta, especialmente antes de las evaluaciones y pruebas, la ejecución del estudiante puede ser deficiente, teniendo como consecuencia extrema que, quede atrasado, repita o abandone definitivamente sus estudios”, señalan los especialistas.

Para esto recomiendan adoptar algunas medidas previas ante las evaluaciones y pruebas: La relajación y la respiración profunda son dos estrategias de autocontrol muy útiles a la hora de enfrentarse a una evaluación o prueba para mantenerse tranquilo ante la situación estresante que esto provoca.

Se ha expuesto la conveniencia de practicar dos o tres veces al día esta técnica con el fin de aplicarla bien al momento de la evaluación. Otra técnica, es el control de los pensamientos: Es decir, facilitar las reflexiones positivas que no generen reacciones físicas adversas.

Para el día de la evaluación los especialistas aconsejan estar descansados, no repasar a fondo el mismo día, no hablar con los compañeros de la evaluación antes de empezar, controlar la tensión emocional y, “Si se te queda la mente en blanco, superar el bloqueo ocasionado por los nervios, disminuyendo el nivel de ansiedad a través de la relajación y la respiración profunda”. 

Importante considerar que la planificación previa del tiempo de estudio y las materias a trabajar evitan ansiedad de última hora. Del mismo modo, se sugiere llegar a buena hora a la evaluación, sentarse cómodamente con todos los materiales y útiles necesarios y no tener prisa en hacer la prueba, aunque los demás terminen antes.

“El alumno no debe preocuparse porque algunos compañeros finalicen antes que él. Los buenos estudiantes casi siempre consumen todo el tiempo que se les da para sus evaluaciones, por lo que hay que ser pacientes”.

También es sumamente importante y necesario que los padres ayuden a sus hijos a “estudiar con éxito”, siguiendo pautas de descanso, alimentación racional o ejercicio físico.

Los especialistas indican que “los trastornos de ansiedad, junto con los del comportamiento, se han convertido en uno de los motivos más frecuentes de consulta en la práctica diaria y afectan en torno al 25 % de los niños y adolescentes”. 

La función principal de la ansiedad, es contribuir a nuestra supervivencia; sin embargo, en las situaciones en que se disparan sus niveles deja de ser positiva y pasa a bloquearnos debido a las relaciones interpersonales, el miedo, las enfermedades o las circunstancias en que nos sentimos evaluados, como les sucede muchas veces a los estudiantes que se enfrentan a pruebas y exámenes.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

La importancia de los Programas de Aprendizaje Social y Emocional en escuelas y colegios

Se trata de un enfoque de la enseñanza que permite mayor madurez, desarrollo y progreso a los estudiantes.

  • El Aprendizaje Social y Emocional es una forma de enseñanza que permite el desarrollo de habilidades blandas en los alumnos.
  • Por lo mismo, es vital comprender la importancia de estos aprendizajes y dotar a los alumnos de mejores capacidades para ser más resolutivos y competentes.
  • La personalización y diferenciación del Aprendizaje Social y Emocional, permite afrontar nuevos retos y crear un clima colaborativo en los colegios.

Según la definición propuesta por “CASEL”, la principal organización global que incentiva este aprendizaje: Aprendizaje Social y Emocional, se entiende como el proceso de enseñanza en el que profesores y estudiantes aplican y desarrollan conocimientos, habilidades y aptitudes que les permiten conocer, comprender y manejar de mejor forma sus emociones, de manera que les facilita su toma de decisiones, imponerse metas o mejorar su comportamiento y relación social en todo tipo de ambientes.

No se trata de nada nuevo, pero es cierto que está siendo una tendencia en los últimos años producto de los cambios que ha traído la transformación digital. Esta tendencia trata de priorizar el desarrollo de habilidades sociales y ofrecer una preparación más global para los futuros profesionales.

En la era digital, donde los estudiantes pueden consultar y dirigir su propio aprendizaje, la enseñanza deben promover una forma de aprender y trabajar en equipo, compartiendo ideas y sabiendo entender los puntos de vista de cada uno de los alumnos.

La Universidad también confirma la importancia del Aprendizaje Social y Emocional, ya que en el mundo laboral cada vez se valoran más las “Habilidades Blandas” de los nuevos profesionales, así como su capacidad para trabajar o liderar equipos.

Viendo cuáles son los pilares en los que se basa este aprendizaje, es fácil comprender la importancia y utilidad de las competencias y habilidades que permite desarrollar y aplicar en cualquier ámbito social y de conocimiento.

Creatividad: El objetivo es que profesores y estudiantes propongan prácticas y casos de estudio en los que la idea sea buscar soluciones, resolver conflictos y aplicar ideas a casos reales que les afecten.

Integración: La “Inteligencia Emocional” se basa en la capacidad de asertividad y empatía y esto permite a los alumnos que estén más conectados con lo que ocurre a su alrededor y saber cómo pueden intervenir para causar un impacto social positivo e integrador.

Comunicación: Las habilidades comunicacionales y saber expresar puntos de vista y emociones, son habilidades que caen en desuso con la era digital en las redes sociales y que deben recuperarse, mejorarse y enfocarse para que los estudiantes puedan emplearlas en el ámbito profesional.

Seguridad: Unas buenas habilidades sociales y emocionales, otorgan seguridad y confianza en uno mismo a cada alumno. De esta forma, la superación de retos y la toma de decisiones serán experiencias muy enriquecedoras y beneficiosas para su futuro profesional.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

Ser feliz no es un estado de ánimo, es una actitud de vida constante..!

Como muchos de los temas más profundos de nuestras vidas, todos tenemos una noción interna sobre qué es la felicidad, pero nos parece muy difícil explicarla. Generalmente cuando pensamos en felicidad vemos sus efectos, pero pocas veces analizamos con cuidado sus causas.

¿Qué nos hace felices? ¿Es posible que esta felicidad sea un estado permanente? 
Es fácil confundir la felicidad con el bienestar. Por eso muchas personas tienden a equivocar el sentido de los bienes materiales en sus vidas, creyendo que les dará una felicidad que nunca encuentran. Y es que las cosas materiales nos dan bienestar; es más cómodo viajar en un auto que en transporte público, es agradable tener abrigo cuando hace frío, es necesario tener algo qué comer. Pero ese bienestar no tiene nada que ver con la felicidad.

La felicidad, es un concepto mucho más profundo de estabilidad, seguridad y esperanza. La felicidad no es la falta de problemas o la ausencia de dificultades.

¿Se puede ser feliz en medio de una tormenta? Sí, porque la felicidad no es algo que esté necesariamente fuera de nosotros. El primer sitio donde debemos encontrarla es en nuestro interior. Es muy difícil ser feliz con una actitud de resentimiento o de enojo hacia la vida. Tampoco se puede ser feliz si depositamos nuestro corazón en cosas materiales, o en las personas equivocadas. El vivir de manera continua un conjunto de valores nos brinda la estabilidad necesaria para sentirnos completos. La felicidad tiene mucho que ver con el vacío o plenitud de nuestras vidas en su sentido más profundo. Tiene que ver con nuestra actitud hacia los problemas y las preocupaciones, que siempre estarán presentes en nuestras vidas de una forma o de otra. Sin embargo, una actitud positiva y una esperanza continua ayudan muchísimo más que una actitud pesimista, un encerrarse en sí mismo y una visión «amarga» de nuestra existencia.

En este mundo actual de teléfonos móviles, internet y tecnología, es fácil centrarnos en nosotros mismo y nuestros problemas. Y también es fácil olvidarnos de los demás. Sin embargo, en la medida en que nos preocupamos también por los demás y menos por nosotros mismos, se resuelven dos problemas; el de la persona a la que estamos ayudando y el nuestro, porque nuestra vida cobra un nuevo e importante sentido; La ayuda, el apoyo al otro y el trabajo colaborativo.

No se es optimista porque todo sale siempre bien, sino porque aunque las cosas salgan mal, somos capaces de enfrentarlas con la convicción de que podremos levantarnos y superar esa dificultad. Por lo mismo; el ser feliz no es un estado de ánimo, es una actitud constante y para lograr esto podemos considerar como fundamental, aprender a disfrutar de las pequeñas y cotidianas cosas de nuestra vida. La conversación, el descanso, el trabajo, la naturaleza, la amistad.
Debemos ser conscientes que el afán desordenado por encontrar satisfacciones conduce a una falsa felicidad, es decir, simplemente un placer.

Aceptar nuestras cualidades y limitaciones sin renunciar a mejorar.

Con frecuencia podemos centrar nuestra atención en las cosas que nos faltan (bienes, mejor puesto en el trabajo, capacidad de relación social). Debemos aprovechar el tiempo en encontrar todo aquello que nos ayuda a superarnos: estudiar más, prepararnos para trabajar en la labor que mejor desempeñamos, o acercarnos a las personas que nos puedan enseñar y sugerir mejores alternativas.
Esto implica la comprensión que tengamos hacia los errores y actitudes de los demás, evitando provocar problemas y conflictos. Siempre será mejor enseñar cómo se pueden hacer mejor las cosas, valorando el esfuerzo y los logros obtenidos. Ser perseverantes en las dificultades, esforzándonos por descubrir lo positivo de los problemas, tratando de sacar provecho de la experiencia.

Hacer lo posible por crear un ambiente agradable; contando anécdotas, organizando pequeños encuentros , reuniones o actividades deportivas para los amigos, o la familia. Festejar los cumpleaños, ver una película que sea divertida. Por lo general no se requiere de organizar grandes eventos, lo más sencillo es lo mejor.

Finalmente… ¡No podemos renunciar a ser felices…!

Aprendiendo de nosotros, estamos en condiciones de hacer felices a quienes nos rodean. Enseñando que la felicidad no está en tener una vida fácil, sino en tener la capacidad de resiliencia que nos permita adaptarnos de mejor manera a los cambios, procurando ver lo positivo, apreciando nuestro esfuerzo y “viviendo de pequeños detalles y logros”.

Esto sin duda, nos entregará la posibilidad de llevar una vida más plena y satisfactoria.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?

El Aprendizaje Social y Emocional, como herramienta para la prevención del bullying

Investigaciones indican que el bullying no puede prosperar en un entorno de aprendizaje seguro y motivador caracterizado por:

  • Relaciones de apoyo entre profesores y estudiantes y entre sus pares, que fomentan la comunicación abierta y de manera positivas de resolver problemas y conflictos.
  • Relaciones de trabajo entre las escuelas y las familias que fomentan la comunicación bidireccional sobre el crecimiento y el desarrollo de los estudiantes.
  • Normas, valores y políticas escolares que enfatizan el respeto por los demás y la apreciación de las diferencias.

Los estudiantes con una buena educación social y emocional, no solo demuestran interés y preocupación por los demás, sino que también establecen relaciones positivas, toman decisiones responsables y manejan situaciones sociales desafiantes de manera positiva y constructiva.

Las actividades para el Aprendizaje Social y Emocional contribuyen para alcanzar estos objetivos. De hecho, las investigaciones indican que son eficaces para hacerlo. En comparación con sus pares de otras escuelas, los estudiantes que participan en los programas A.S.E. demuestran logros significativos en sus habilidades sociales y emocionales; también muestran niveles más altos de comportamiento pro-social, actitudes más favorables hacia la escuela y otros, y mejores logros académicos.

Estos resultados permiten asegurar que el programa de Aprendizaje Social y Emocional se asocia con múltiples beneficios positivos. Así, su implantación y desarrollo genera las condiciones educativas y sociales que hacen que el acoso escolar sea mucho menos probable.

*Este material ha sido recopilado por nuestro equipo a través de Global-InterPublic@.

***Revise nuestro programa Conectus A.S.E.; herramientas para el Aprendizaje Social y Emocional. Actividades que complementan las acciones de mejoras, en relación a «Convivencia Escolar» que esté realizando en su establecimiento. ttp://www.conectus.cl/site/ase-colegios/

¿Y tu colegio ya vivió la experiencia…?